MARCO SITUACIONAL


Definición del Centro Educativo

El Colegio Eufrosina Camacho viuda de Ávila, AC. es una Asociación Civil, Institución particular, incorporada al Sistema Educativo Mexicano, que ofrece sus servicios en la ciudad de Teziutlán, Puebla, desde el año de 1940.

Desde su fundación hasta este momento, el Colegio ha ocupado dos edificios: el primero en la calle General de División Rafael Ávila Camacho, anteriormente Arias No.1; el segundo, donde funciona actualmente, en la calle de Zaragoza # 2 colonia centro.

Este colegio pertenece a la Congregación de Religiosas del Verbo Encarnado, que a su vez está supeditado al Consejo Regional de Santa María de Guadalupe con sede en la ciudad de México, DF. Cuahutémoc. Su oferta educativa abarca el nivel de educación inicial y educación básica; integrando las secciones de Preescolar, Primaria y Secundaria.

La Escuela Católica es el lugar privilegiado para la formación integral cristiana del educando, en ella se promueve el desarrollo de las capacidades físicas, intelectuales y morales de toda auténtica formación, haciendo posible la vinculación entre fe, cultura y vida.


Antecedentes Históricos    

La Orden del Verbo Encarnado tuvo su origen en Francia, país donde nació Jeanne Chézard de Matel, mujer egregia, que fue fiel al llamado de Dios para fundar esta Orden. "Te he destinado a fundar una Orden que lleve mi nombre, que honrará mi persona Encarnada por amor a los hombres".6

El dar a conocer a nuestras jóvenes generaciones la vida de nuestros mayores y los hechos que conforman nuestra historia, constituye una gran riqueza y es fuente de preciosas enseñanzas y estímulos, pero sobre todo fortalece el proceso de identidad y pertenencia a una gran familia.

En el año de 1940 la Orden del Verbo Encarnado llega a Teziutlán. La fundación del Colegio Eufrosina Camacho viuda de Ávila, respondió al llamado del Sr. Nicolás Corona, entonces Obispo de la Diócesis; ante la necesidad de ofrecer una educación católica de calidad, a la niñez y juventud femenina de la ciudad de Teziutlán, a través de una formación integral con sentido cristiano. El Colegio inició sus actividades el 20 de enero de 1941, en la casa que entonces pertenecía a Doña Eufrosina Camacho Viuda de Ávila, ubicada en la calle General de División Rafael Ávila Camacho (anteriormente Arias No. 1) de esta ciudad. Esta dama deseaba también la existencia de una Institución formadora de verdaderas Mujeres, que respondieran a las necesidades de la sociedad de su tiempo, por lo que gustosa donó por tiempo indefinido, la casa ya mencionada, para que el Colegio realizara su labor educativa.

 El Colegio quería formar a la auténtica mujer mexicana, sembrando en ella los valores de la cultura, como medio de desarrollo, a la vez la Fe, la comunión con lo trascendente, la femineidad fuerte, tierna y valiente, que llevara a las jóvenes a ser verdaderas madres y esposas, formadoras de una nueva sociedad.


Documento Escuela Católica No 26.

Jeanne Chézard de Matel. Obras completas col. 1 autobiografía Pág.125

Al buscar un nombre adecuado para el Colegio, se pensó en dedicarlo a una mujer, ya que a mujeres formaría; y al empezar a buscar diferentes posibilidades, decidieron ponerle el de una mujer de gran talante, muy conocida por la sociedad Teziuteca, ya que aquí residió ella y su familia, pues fue la madre del Presidente de la República, Don Manuel Ávila Camacho y de los dos Gobernadores de Puebla: Don Maximino y Don Rafael; quienes amaron entrañablemente su tierra, dejándole muchos beneficios, como: escuelas, hospitales, pavimentación de calles, etc. Que hicieron que a Teziutlán se le conozca como "La Perla de la Sierra". Este Presidente recibió de su ejemplar progenitora la semilla del amor, la unión y la concordia, que caracterizaron la acción de su gobierno en una de las etapas más críticas de nuestra historia (1940-1946).

Esta denominación de una persona que tenía en principio los ideales de Jeanne Chézard de Matel, quien hizo del amor, la bondad, la concordia, la unión, la misericordia, la gratitud y en general los grandes valores que hacen del hombre un digno hijo de Dios y a la vez un buen ciudadano, fue aceptada por las autoridades, que en esos años, eran reacias para aceptar nomenclaturas religiosas en los colegios incorporados. Así nuestro Colegio fue incorporado con el nombre de "Colegio Eufrosina Camacho viuda de Ávila". El alumnado iba creciendo y el edificio escolar se encontraba ya en circunstancias inadecuadas para la educación; los salones ya resultaban pequeños y húmedos por el especial clima de este lugar; no había patios para juegos, deportes etc. Por lo que el 1968, se pensó en la posibilidad de un cambio de edificio; y no teniendo los medios económicos para hacerlo, se formó un patronato jurídico Pro-Colegio Eufrosina, que fue apoyado incondicionalmente por la Señora Soledad Orozco de Ávila Camacho, quien fue la donadora de gran parte del terreno y aportó bastante económicamente al costo de la obra, porque deseaba que el Colegio llevará por siempre el nombre de la madre de su esposo ya fallecido, y siguiera cumpliendo con la hermosa misión de formar a la mujer Teziuteca. Esta fue su intención formal y las religiosas y el patronato, la aceptaron con gusto, ya que a su vez coincidía con sus propios anhelos.

La Dirección y personal del Colegio, así como los padres de familia y las alumnas, trabajaron incansablemente; y con gran creatividad inventaban mil formas de conseguir recursos y así, después de muchos sacrificios y esfuerzos vieron coronados sus anhelos, inaugurando el nuevo edifico en 1974, en la calle de Zaragoza # 2, donde actualmente funciona; y con gratitud ha puesto a la Biblioteca recientemente remodelada, el nombre de su insigne benefactora "Soledad Orozco viuda de Ávila".

A partir de 1986, a petición de los Padres de Familia y considerando las necesidades de la población, se decidió ofrecer educación a niños, niñas y adolescentes de ambos sexos, con gran satisfacción para las familias Teziutecas.

004707

Your IP: 54.226.36.60
2018-12-15 05:51